Conéctate con nosotros
CBD Barato Shop

Asociaciones cannábicas y expertos del sector califican de inviable el plan alemán de legalización del cannabis

Publicado

en

Club de cannabis en Alemania

PUBLICITE

El esperado proyecto de ley alemán para el «primer pilar» de sus planes de legalización del cannabis ha sido muy criticado por los conocedores del sector y los posibles clubes cannábicos.

Las nuevas propuestas, publicadas oficialmente por primera vez la semana pasada, han sido acusadas de un importante «exceso de regulación», que haría prácticamente imposible el funcionamiento de las asociaciones cannábicas.

Anuncio

Un club de cannabis informal dijo a Business of Cannabis que sus proyectos se habían congelado tras la publicación del proyecto de ley, calificando las estipulaciones de «locura».

Kai-Friedrich Niermann, abogado especializado en cannabis y experto en el sector, dijo lo siguiente sobre el proyecto de ley: «La idea básica del llamado primer pilar se basa exclusivamente en aspectos sanitarios, concretamente en la protección de niños y jóvenes. Este aspecto se sitúa por encima de todo lo demás y conduce al puro alarmismo en lo que respecta a la política sanitaria.»

PUBLICITE

«Todas las disposiciones del proyecto son inviables, contradictorias y regulan en exceso el consumo y el cultivo de cannabis en las asociaciones de cultivo.»

Anuncio

Ubicación, ubicación, ubicación

Adrian Schöpf es cofundador y director general de The Joint Venture, una asociación de cannabis que se creará en Bremerhaven.

The Joint Venture estaba casi lista para su lanzamiento, ya que Schöpf y sus tres cofundadores planeaban enviar su solicitud esta semana, después de conseguir patrocinadores y reclutar a un número creciente de miembros.

Sin embargo, tras la publicación del proyecto legislativo la semana pasada, los planes para poner en marcha la asociación han quedado en suspenso, ya que «ninguna de estas normativas tiene sentido» desde el punto de vista comercial u operativo.

Anuncio
PUBLICITE

La primera de sus numerosas críticas a la normativa propuesta se refiere a la ubicación de estos centros de cultivo.

Según el proyecto de ley: «La propiedad (es decir, el terreno, la superficie, el invernadero, el edificio) de un consorcio no podrá estar situada, ni siquiera parcialmente, dentro de una vivienda u otro edificio o propiedad residencial».

Según el Sr. Schöpf, esto hace muy difícil operar en ciudades de fácil acceso donde la mayoría de los edificios se utilizan con fines residenciales.

Anuncio

Posteriormente, esto significa que las asociaciones cannábicas, debido a la normativa que exige que todas sus operaciones se ubiquen en un mismo lugar, necesitarán un espacio relativamente grande y se verán relegadas a «polígonos industriales», cuyo alquiler es «súper caro».

«Estas zonas no están en el corazón de las ciudades, sino en las afueras, así que incluso para la gente que va allí es un verdadero quebradero de cabeza. Ahora, si lo piensas, es sencillamente inabarcable para una asociación sin ánimo de lucro».

Otra cuestión clave, que se ha planteado en repetidas ocasiones incluso antes de que se publicara oficialmente el proyecto de ley, es la exigencia de que las asociaciones culturales estén al menos «a 200 metros de la entrada de colegios, instalaciones infantiles y juveniles y parques infantiles».

Anuncio

Esta zona de exclusión también se aplica al consumo, lo que significa que no se puede consumir cannabis a menos de 200 metros de colegios, parques infantiles, instalaciones deportivas o la entrada a asociaciones de cultivo.

Como señala el Sr. Niermann, «en Berlín, esto equivaldría fácilmente a una prohibición total».

Es más, con una prohibición total de la publicidad, sería prácticamente imposible señalizar las zonas en las que está permitido el consumo, lo que expondría a muchas personas a sanciones penales.

Anuncio

Los costes

Aparte de las obvias dificultades asociadas a la ubicación, los costes asociados a la creación y gestión de una asociación cannábica implican que las cuotas de los socios serán probablemente tan elevadas que pocos se verán tentados a alejarse del mercado ilícito.

Los miembros del Club de Cannabis pueden recibir cada uno un máximo de 50 gramos de cannabis al mes para consumo propio si tienen más de 21 años, y un máximo de 30 gramos si tienen entre 18 y 21 años.

Para las asociaciones con el número máximo de miembros, 500, esto significa que podrían cultivar hasta 300 kg de cannabis al año.

Anuncio

Según el Sr. Schöpf, sobre la base de cálculos básicos, los costes de instalación y construcción de una parcela capaz de gestionar esta cantidad de producción ascenderían a unos 15.000 euros, y los costes mensuales de funcionamiento, excluido el personal, a unos 4.000 euros.

El nuevo proyecto estipula que las asociaciones no pueden cobrar por gramo y deben cubrir todos sus gastos mediante cuotas de afiliación, que pueden determinar en función de sus costes.

«No se podrán cobrar cuotas adicionales por el suministro de cannabis. Las asociaciones de cultivo deben cubrir sus propios costes y sólo pueden cobrar las cuotas reglamentarias y, en caso de que las semillas de cannabis pasen a no socios y a otras asociaciones de cultivo, el reembolso de los costes de producción».

Anuncio

Los miembros deben pagar dos meses de cuota por adelantado, para evitar que cambien regularmente de una asociación a otra, y «deben participar activamente en el cultivo».

No está claro exactamente cómo y hasta qué punto se espera que los 500 miembros participen en la operación de cultivo, pero Schöpf dice estar convencido de que los miembros «no quieren formar parte de un club de jardinería».

Además de los costes iniciales de instalación y las facturas de energía y riego, se requieren otros compromisos financieros y de tiempo.

Anuncio

El Sr. Niermann explica: «Las asociaciones de cultivadores tienen numerosas obligaciones de documentación e información, y deben nombrar a un responsable de la protección de los jóvenes. Los miembros se dividen en dos grupos, los de 18-21 años y los de más edad. El grupo de 18-21 años sólo puede recibir flores con THC hasta un máximo del 10%»

«Con siete miembros, por ejemplo, todas las obligaciones son bastante desalentadoras; con el número máximo de 500 miembros, harán falta al menos dos empleados a tiempo completo, además del personal de cultivo, para cumplir con todas las obligaciones.»

«A la inversión para el cultivo, del que no se permite obtener beneficios, hay que sumar luego los considerables gastos de funcionamiento de los clubes.»

Anuncio

«No es una buena política»

Según el Gobierno alemán, la ley se introduce para «contribuir a una mejor protección de la salud, reforzar la educación y la prevención en materia de cannabis, frenar la delincuencia organizada relacionada con las drogas y reforzar la protección de los niños y los jóvenes».

En su forma actual, Niermann y Schöpf sostienen que el proyecto de ley no alcanzará estos objetivos.

El Sr. Schöpf espera que los miembros se desplacen regularmente a las afueras de una ciudad, o fuera de ella, participen activamente en la cultura y paguen una cuota de afiliación que podría superar el coste de su consumo medio diario.

Anuncio

El Sr. Niermann se hizo eco de esta opinión y concluyó: «Queda por ver cuántos clubes elegirán esta opción»

«En colaboración con varias asociaciones, estamos trabajando actualmente para simplificar considerablemente el proyecto y la normativa que contiene. Este alarmismo de la política sanitaria y este exceso burocrático bien podrían impedir que se alcancen los objetivos de la ley. ¡Eso no es buena política!

Anuncio

Trending

Encuéntranos en logo Google NewsNewsY en otros idiomas:Newsweed FranceNewsweed ItaliaNewsweed Nederland

Newsweed es el primer medio de comunicación francés sobre la actualidad legal y mundial del cannabis - © Newsweed