Conéctate con nosotros
CBD Barato Shop

La droga LSD: historia de una desgracia y renovado interés en Francia

Publicado

en

Historia de la droga LSD

PUBLICITE

En la década de 1950, el LSD era una de las drogas más estudiadas del mundo. Las indicaciones en las que los médicos evalúan su interés terapéutico son especialmente variadas: tratamiento de psicosis, adicciones, depresión, dolor, ansiedad al final de la vida, atenuación de ciertos síntomas del autismo, por ejemplo.

Unos cuarenta grandes hospitales norteamericanos y europeos estaban realizando investigaciones sobre la sustancia, entre ellos al menos ocho en Francia. Sin embargo, los resultados observados por los equipos no condujeron a un consenso claro sobre su valor: las formas de administrarlo eran a veces tan opuestas, que iban desde los «tratamientos de choque» a la «terapia psicodélica», y algunos presentaban curaciones espectaculares mientras que otros afirmaban que la experiencia «agravaba el cuadro clínico».

Anuncio

Esta oposición se observa sobre todo en Francia, donde el campo de la psiquiatría está dominado por Jean Delay, el gran psiquiatra del Hôpital Saint-Anne de París, que no se interesa por las teorías del «set and setting».

Estos métodos, desarrollados en Inglaterra, Canadá y Estados Unidos para proteger a los sujetos bajo los efectos de los psicodélicos, pretenden garantizar el bienestar, la preparación y el apoyo (set), asegurando al mismo tiempo que estas sesiones se desarrollen en un espacio cómodo y tranquilizador (setting).

PUBLICITE

En Francia, en cambio, el LSD se administra a los pacientes sin ninguna información, en habitaciones de hospital con paredes blancas e iluminación de neón, y se deja solos a los sujetos durante horas a veces largas. Los informes de los experimentos muestran a pacientes refugiándose en el silencio, gritando, rasgando sus sábanas, vomitando..

Anuncio

Algunos de ellos no dudan en calificar estos tratamientos de «tortura», lo que Jean Delay registra con frialdad, seguido de sus colegas que, a su vez, intentarán administrar LSD a sus pacientes.

Una desgracia explicable

En estas condiciones, los médicos franceses perdieron en gran medida el interés por los psicodélicos, al no ver ningún beneficio terapéutico. Así, mientras que se calcula que unos 40.000 pacientes fueron tratados con LSD en el resto del mundo occidental entre 1947 y principios de los años setenta, en Francia sólo unos cientos de personas se sometieron a él.

Pero, de todos modos, el contexto médico estaba cambiando para la droga: fuertemente asociada a los movimientos contraculturales que se habían ido extendiendo desde principios de los años 60 en Estados Unidos, el LSD se convirtió en representaciones en una droga peligrosa (e incluso «la más peligrosa»), causante de graves psicosis que llevaban a sus consumidores al suicidio o destruían sus cerebros para siempre.

Anuncio
PUBLICITE

Estos temores no se basaban en datos científicos, sino que estaban alimentados por la prensa sensacionalista, que denunciaba la falta de moralidad de estos jóvenes consumidores de LSD, que pasaban los fines de semana en festivales y practicaban sexo libremente, negándose al mismo tiempo a ir a la guerra de Vietnam.

Al mismo tiempo, el modelo científico de las drogas también evolucionaba en contra del LSD: tras los escándalos sanitarios debidos a la comercialización de fármacos sin garantizar su seguridad, los países empezaron a introducir leyes para proteger a los pacientes.

A partir de ahora, todos los medicamentos tendrán que someterse a pruebas antes de comercializarse para demostrar que no causan efectos secundarios graves, pero también que son eficaces. Este último aspecto implica que la eficacia de los medicamentos se evalúa de forma «doble ciego controlada con placebo»: se forman dos grupos de pacientes, uno que recibe el principio activo y otro un placebo.

Anuncio

Para ser aceptada, la sustancia activa debe dar mayores resultados que el placebo, pero ni los pacientes ni los médicos deben saber qué se está administrando. El LSD no puede estudiarse de este modo, ya que sus efectos son demasiado evidentes para utilizar esta función de «doble ciego». En estas condiciones, los médicos ya no podían demostrar su eficacia.

Estos dos factores, cultural y científico, terminaron por cruzarse a finales de los años sesenta: los médicos que utilizaban LSD, cada vez más estigmatizados y desacreditados por no poder aportar pruebas de su eficacia, fueron asimilados a científicos locos y fanáticos deseosos de derrocar a la sociedad.

Aunque el LSD y otros psicodélicos fueron clasificados en la lista internacional de estupefacientes en 1971, los estudios clínicos, teóricamente protegidos por la ley, se detuvieron por sí solos. No hay más financiación, y este tipo de investigación se convierte en un error que perjudica la carrera profesional de los médicos.

Anuncio

Renovado interés internacional y en Francia

Tras unos cuarenta años de tabú en torno a las propiedades terapéuticas del LSD y otros psicodélicos, la investigación, tanto experimental como médica, se ha reanudado en todo el mundo en los últimos veinte años.

En este resurgimiento, descrito como el «renacimiento psicodélico», intervienen tres factores: las nuevas generaciones de científicos y médicos, desvinculados ya del estigma de la contracultura, vuelven a interesarse por estas sustancias, y se benefician de nuevas tecnologías como las imágenes cerebrales, que no existían durante la primera oleada de estudios, lo que aumenta el interés por comprender lo que estas sustancias provocan en el cerebro. Por último, la medicina contemporánea se encuentra actualmente en un callejón sin salida en el tratamiento de ciertas enfermedades, como la depresión o el trastorno de estrés postraumático, con un número de pacientes resistentes a los tratamientos disponibles.

En estas condiciones, es de nueva importancia redescubrir estudios pasados sobre psicodélicos, que parecían mostrar buenos resultados en estas indicaciones. Además, los conocimientos sobre las propiedades terapéuticas de los psicodélicos se han conservado y desarrollado gracias a los terapeutas que ejercen ilegalmente, pero también gracias a las asociaciones de reducción de daños, que acompañan a los usuarios en su consumo, ya sea hedonista o con fines de automedicación.

Anuncio

El primer estudio clínico sobre el LSD de esta segunda oleada se realizó en Suiza en 2014. El psiquiatra Peter Gasser utilizó la sustancia para aliviar la ansiedad y el dolor de pacientes con cáncer; los resultados fueron tan positivos que inmediatamente se le concedió permiso para seguir administrando LSD a sus pacientes.

Desde entonces, cinco terapeutas suizos han recibido esta autorización.

Dos años más tarde, el equipo londinense del Imperial College publicó las primeras imágenes cerebrales de un cerebro humano bajo los efectos del LSD. Actualmente se están llevando a cabo otras investigaciones para evaluar el valor de esta sustancia en el tratamiento de la migraña, la ansiedad y los trastornos de atención.

Anuncio

Aunque Francia se ha mostrado especialmente reticente a reanudar los estudios debido a su historia, un equipo dirigido por el profesor Luc Mallet estudiará próximamente la influencia del LSD en la dependencia del alcohol.

Si se reanudan las investigaciones, habrá que tener cuidado de no sobrestimar el «poder» terapéutico de los psicodélicos, que no son una solución milagrosa para todas las patologías de nuestro tiempo, pero podrían constituir una alternativa interesante a otras formas de medicación.

En la actualidad se dispone de muy pocos estudios y se tardará muchos años en determinar su valor terapéutico, formar a los terapeutas para tratar a pacientes bajo los efectos de estas sustancias y, por último, decidir sobre el reembolso de estas terapias, que son costosas a corto plazo.

Anuncio

Trending

Encuéntranos en logo Google NewsNewsY en otros idiomas:Newsweed FranceNewsweed ItaliaNewsweed Nederland

Newsweed es el primer medio de comunicación francés sobre la actualidad legal y mundial del cannabis - © Newsweed