Conéctate con nosotros
CBD Barato Shop

Proyecto E206: Encerrar a 20 mujeres durante 98 días y hacerlas fumar porros

Publicado

en

Proyecto E206

PUBLICITE

Fue en Canadá en 1972. La teoría de la puerta de enlace -el cannabis conduciría a las drogas duras- era comúnmente aceptada, apoyada por la policía canadiense, y el gobierno de Ontario temía que la despenalización del cannabis condujera a la «locura de los porros», una locura cannábica creada desde cero por el gobierno prohibicionista estadounidense de los años de Nixon.

Unos años antes, el gobierno liberal del Primer Ministro Pierre Trudeau convocó la «Comisión de Investigación Le Dain sobre el Uso No Médico de las Drogas» e invirtió millones en el estudio del impacto potencial de la despenalización del cannabis para uso personal. Las conclusiones se produjeron en 1973 y determinaron que las penas relacionadas con el cannabis eran «sumamente excesivas» y «completamente irrazonables», al tiempo que aconsejaban la derogación de la prohibición de la simple posesión de cannabis y del cultivo para uso personal

Anuncio

En ese momento, la posesión de cannabis se castigaba con hasta siete años de prisión. Si ayudabas a un compañero, podías acabar entre rejas de por vida, y las penas por tráfico eran aún mayores.

Una experiencia traumática

En 1971, la Fundación para la Investigación de la Adicción abrió un hospital de investigación y tratamiento donde se llevaría a cabo el estudio de Bill Miles, un psicólogo británico que trabajaba en Toronto, el Proyecto E206 o Proyecto Venus.

PUBLICITE

La investigación formaba parte de un programa de un millón de dólares, el último de una serie de experimentos diseñados para responder a una de las preguntas más apremiantes del país, planteada cuando el entonces Primer Ministro Pierre Trudeau hizo flotar la idea de legalizar el cannabis: ¿qué impacto tendría la legalización en la juventud de Ontario y en la productividad de los consumidores?

Anuncio

Bill Miles reunió un equipo que incluía dos conductistas, un médico, un psiquiatra, un trabajador social y un equipo completo de enfermeras. El hospital dio la bienvenida a 20 mujeres a la sala en una cena formal el 31 de enero de 1972.

Se les encerró durante 98 días en el centro de estudios y se les dividió en dos grupos. La mitad de ellos -el grupo experimental- tendrá que fumar dosis cada vez más potentes de cannabis dos veces por noche, mientras que la otra mitad -el grupo de control- no consumirá cannabis.

Ambos grupos podrán comprar todos los porros (relativamente ligeros) que quieran por 50 céntimos cada uno en una tienda que también vendía alcohol, comida basura, artículos de aseo, cigarrillos y revistas.

Anuncio
PUBLICITE

Un elemento clave del estudio fue su microeconomía. Las mujeres tuvieron que cubrir sus gastos de manutención durante 98 días. Podían quedarse con el dinero que ganaran y que no gastaran en comida, ropa o entretenimiento. Había una bonificación de 250 dólares para los que se quedaran hasta el final del experimento. Los que abandonaron prematuramente perdieron su bonificación y hasta el 75% de sus ahorros.

Se ganaban la vida con un telar en el que tejían vistosos cinturones de lana con borlas anudadas. Por cada cinturón que pasara la inspección -tenía que contener al menos dos colores y medir 132 centímetros- las mujeres recibían 2,50 dólares.

Tras unos días de práctica, la tarea se hizo más fácil. Pero el experimento no terminó bien. Los porros llegaron a ser tan fuertes que algunos pidieron un certificado médico para escapar de sus obligaciones nocturnas, alegando que estaban demasiado enfermos para fumar. Otros se fueron más traumatizados que satisfechos con la experiencia. En la última semana, las mujeres que hasta ahora habían permanecido en la unidad de fumadores obligatorios se negaron a continuar.

Anuncio

Pruebas mixtas

A pesar de la enorme cantidad de datos generados por el estudio de Miles, en su mayor parte fueron barridos bajo la alfombra. Tan poco se sabía del experimento que no fue hasta 2013 cuando una periodista de investigación del Toronto Star, Diana Zlomislic, destapó el fiasco en un apasionante reportaje. Los resultados del estudio, señala Zlomislic, nunca se hicieron públicos.

Sin embargo, los comportamientos observados en el estudio aportaron pruebas contradictorias sobre los efectos del consumo de cannabis. Los sujetos más motivados, por ejemplo, se levantaban a las 4 de la mañana para empezar a tejer y ganar un dinero extra. En un experimento anterior de menor envergadura con hombres, los sujetos incluso se pusieron en huelga para exigir un aumento de sueldo que, al ser aceptado, impulsó la productividad del grupo.

John Kagel, profesor de economía de la Universidad Estatal de Ohio, que trabajó con los datos del estudio, quizá sea quien mejor resuma el fracaso del experimento.

Anuncio

«Si se legaliza el cannabis, ¿se va a conseguir un montón de gente drogada que se limitará a fumar cannabis todo el tiempo y no hará ningún trabajo? [El estudio] es una prueba bastante convincente de que eso no iba a ocurrir», dijo.

¿Los resultados van en contra del deseo de persistir en la prohibición? La historia no lo dice.

Una película basada en este experimento

Dirigida por Craig Pryce (Good Witch, Dark Oracle), que compró los derechos de la historia, la película canadiense The Marijuana Conspiracy revisa esta extraña experiencia, que desapareció sin más.

Anuncio

«Entre los médicos, conductistas y psicólogos que intentaban demostrar que sus suposiciones sobre la marihuana eran ciertas, todos [en el estudio] tenían una agenda», dice Pryce, «excepto las chicas». Esta película trata de lo que vivieron y de cómo se unieron y superaron sus circunstancias»

Anuncio

Trending

Encuéntranos en logo Google NewsNewsY en otros idiomas:Newsweed FranceNewsweed ItaliaNewsweed Nederland

Newsweed es el primer medio de comunicación francés sobre la actualidad legal y mundial del cannabis - © Newsweed